Usted está aquí

Delegación de adultos mayores del PIAM compite en aguas abiertas

La natación es uno de los deportes más practicados alrededor del mundo, es un deporte de bajo impacto en las articulaciones que disminuye el estrés, la depresión y el asma; mejora la memoria y aumenta la flexibilidad.

Su impacto retrasando el envejecimiento metabólico lo hace parte importante de la oferta deportiva del Programa Institucional de la Persona Adulta y adulta mayor (PIAM), de la Universidad de Costa Rica (UCR) y los estudiantes de natación del PIAM demostraron el valor que tiene este ejercicio en su calidad de vida participando en el último Torneo de aguas abiertas en Punta Leona.

En el curso de natación del PIAM las personas adultas y adultas mayores aprenden o mejoran sus técnicas de libre y dorso. Muchos estudiantes nunca habían nadado pero lo contemplaban como una meta de vida.

“Hay estudiantes que solo tienen 1 ó 2 años de aprender a nadar. ¡Aprender a nadar!, osea que no habían metido nunca la cara al agua y que entran a nadar contra corriente. Meterse y nadar en el mar no solo requiere la habilidad sino también el enfrentar el miedo” comentó Maribel Matamoros, facilitadora de natación y coordinadora del módulo de movimiento humano.

Un ejemplo de esto es don Carlos Blanco, de 68 años, quien lleva tres años de nadar en el PIAM y también practica softball y participa en carreras de atletismo. En cuestión de un mes ya había superado el nivel principiante y al año estaba participando en su primer torneo de aguas abiertas.

“A los viejillos como yo nos motivan esas cosas, emocionalmente y en la salud porque es uno de los deportes más completos, da mucha energía. Yo soy un loco, me meto en muchas cosas, ahora que me pensione estudié música, sastrería e hidroponía”, contó Blanco.

Este año se celebran 28 años del torneo en Punta Leona, uno de los más famosos en el país, y 4 años de celebrar eventos especiales para personas adultas mayores y personas con necesidades especiales bajo el lema “La natación es para todos”. De esta forma se reafirma a este deporte como uno de los más seguros e inclusivos.

“Uno de los estigmas que hay es que los adultos mayores pueden llegar a hacer ejercicio al agua hasta cierto punto, y participando en el torneo mostramos sus capacidades y como la natación les permite una vida más sana e independiente” agregó Matamoros.

Muchos estudiantes terminan su proceso de aprendizaje, cumplen su sueño y empiezan a establecerse nuevas metas, como bajar tiempos o aumentar distancias. 

El primer lugar del torneo lo ganó Zahyra Chinchilla, estudiante del PIAM, quien tiene 30 años de nadar por sus problemas de columna y que ingresó al curso de natación para cumplir el sueño de representar la UCR.

“Era o nadar o morirme del dolor porque las pastillas me hacían mucho daño y por supuesto el doctor me envió a nadar” comentó Chinchilla.

Aunque formalmente compite en el equipo de la sabana Zahyra espera en el futuro poder formar un equipo de adulto mayor en la UCR en conjunto con sus compañeros, que le permita estar acompañada en las competencias en las que participa.

La organización Open Sea y el Banco Popular han patrocinado el transporte y la participación de las personas adultas mayores durante estos cuatro años. Este grupo tiene la posibilidad de inscribirse en dos categorías: entre 60 a 69 años o mayores de 70 años, en femenino y masculino.

La delegación que representó al PIAM y a la UCR contó con 11 personas que participaron en los eventos especiales “La natación es para todos”. Foto por: Maribel Matamoros.La delegación que representó al PIAM y a la UCR contó con 11 personas que participaron en los eventos especiales “La natación es para todos”. Foto por: Maribel Matamoros.
La organización Open Sean lleva 4 años convocando la población adulta mayor a sus eventos especiales. Foto por: Maribel Matamoros. La organización Open Sea lleva 4 años convocando la población adulta mayor a sus eventos especiales. Foto por: Maribel Matamoros.
Printer Friendly and PDF
Twitter icon
Facebook icon