Usted está aquí

TCU acompaña regreso de personas trans a su sueño de poder estudiar

Volver a las aulas, para muchos, es un año lectivo más, pero para las estudiantes de Transvida educación, que tienen hasta 16 años de no entrar a un aula, es cumplir un verdadero sueño...es construir una nueva vida.

Transvida educación es un proyecto que ayuda a mujeres trans y a personas que no pudieron estudiar en la adolescencia a causa de la discriminación por identidad de género u orientación sexual. 

Es en este programa, donde los estudiantes del TCU “Promoción de la inclusión y participación democrática en la institución escolar costarricense” (TC-618) de la Universidad de Costa Rica (UCR), brindan tutorías con el objetivo de preparar a las mujeres para los exámenes de Educación Abierta del Ministerio de Educación Pública (MEP). 

Yo empecé sola porque me encontré un grupo de chicas que querían estudiar, empecé impartiendo español, sociales, cívica o inglés, pero no podía asumir matemática y ciencias”, comentó Camila Schumacher, gestora del programa educativo Transvida, al recordar que aún cuando cuentan con docentes del MEP, la labor de los y las estudiantes del TCU es esencial, pues “marca una gran diferencia”

Una diferencia que según Mauricio Morera Rodríguez, estudiante de Ingeniería Química y del proyecto de TCU, consiste en “mostrar a los y las estudiantes transexuales la experiencia educativa como estudiantes de la UCR, que se enfoca en estudiar no sólo para un trabajo, sino para mejorar como personas, siendo más críticos y más perseverantes”, expresó. 

Un aprendizaje que es valorado por las y los estudiantes del programa como Sacha:  “Ellos [los y las estudiantes del TCU] respetan nuestra identidad y nos sentimos muy cómodas. Nos preparan muy bien para presentar las pruebas del MEP. Nos dan mucha confianza y eso nos ayuda a estar seguras para hacer los exámenes”, explicó. 

La experiencia de las mujeres trans como Sacha es sumamente valiosa, pues aporta a todo el trabajo de transformación de los espacios educativos para mujeres trans en las aulas costarricenses. 

Por eso, el pasado 26 de octubre en la Sala del Girasol, se llevó a cabo el conversatorio “Transformar la educación: vivencias de mujeres trans en las aulas costarricenses”, una actividad organizada por el TC-618 que citó a estudiantes, docentes y personas trans para compartir experiencias y conocimientos.  

El conversatorio se desarrolló bajo la discusión de la problemática existente en materia de exclusión y discriminación de la población trans en el sistema educativo, así como las dificultades que enfrenta esta población a nivel social, personal e institucional. 

Las historias de las mujeres trans están rodeadas de maltrato, abuso, violencia y su lucha diaria por el reconocimiento de su nombre y su identidad de género, además de experiencias de discriminación en el espacio familiar y escolar. 

Castalia Doryan Jara, estudiante de Ingeniería Química, que realiza el TCU, destacó que lo más importante de las tutorías y del proyecto educativo es que las chicas logran volver a creer en ellas mismas.

“Las estudiantes logran iniciar una nueva vida, ellas construyen un proyecto de vida cuando logran regresar a un aula a estudiar, ellas quieren estar aquí” expresó. 

“Es sumamente importante visibilizar y trabajar por mejorar la calidad de vida de las personas trans, la gente maneja el prejuicio y el estereotipo de que las personas trans están nada más para el trabajo sexual, pero esto es precisamente el producto de la exclusión educativa, un problema que se debe sanar y el TCU lo ha trabajado con Transvida”, destacó el Lic. Eduardo Bolaños Mayorga, profesor responsable del proyecto.

La necesidad de acceder al sistema educativo es una condición necesaria para el mejoramiento de la calidad de vida y posibilidades laborales de mujeres trans en el país. El TCU seguirá trabajando con Transvida Educación que ya posee 40 estudiantes matriculadas para el 2017 y continúa en proceso de matrícula. 

 

Día del conversatorio con las estudiantes trans que participaron junto a estudiantes y docentes en la Sala del Girasol, ubicada en la Facultad de Estudios Generales. En este conversatorio se abordó todo el tema de la discriminación y violencia que han pasado y continúan pasando estas mujeres que luchan cada día con la transfobia y todo lo relacionado al rechazo. Foto: Soledad Hernández. Día del conversatorio con las estudiantes trans que participaron junto a estudiantes y docentes en la Sala del Girasol, ubicada en la Facultad de Estudios Generales. En este conversatorio se abordó todo el tema de la discriminación y violencia que han pasado y continúan pasando estas mujeres que luchan cada día con la transfobia y todo lo relacionado al rechazo. Foto: Soledad Hernández.
En el conversatorio las estudiantes comentaron sus dificultades para llegar a estudiar, algunas incluso tienen hasta 16 años de no ingresar al aula, algo que no sólo muestra la gran discriminación y exclusión del sistema educativo del país hacia esta población, también refleja el enorme valor que tiene para ellas Transvida educación y la labor de los estudiantes de TCU. Foto: Soledad Hernández. En el conversatorio las estudiantes comentaron sus dificultades para llegar a estudiar, algunas incluso tienen hasta 16 años de no ingresar al aula, algo que no sólo muestra la gran discriminación y exclusión del sistema educativo del país hacia esta población, también refleja el enorme valor que tiene para ellas Transvida educación y la labor de los estudiantes de TCU. Foto: Soledad Hernández.
 Las clases están caracterizadas por ser muy prácticas, en el caso del estudiante Mauricio Morera, él se encarga de las clases de octavo año y de bachillerato, donde practicar problemas de exámenes viejos es una de las claves, buscar que al menos comprendan un problema al día esto en el caso de bachillerato, pero con las estudiantes de octavo, fue consultar el libro de octavo de Educación Abierta. Foto: Mauricio Morera. Las clases están caracterizadas por ser muy prácticas, en el caso del estudiante Mauricio Morera, él se encarga de las clases de octavo año y de bachillerato, donde practicar problemas de exámenes viejos es una de las claves, buscar que al menos comprendan un problema al día esto en el caso de bachillerato, pero con las estudiantes de octavo, fue consultar el libro de octavo de Educación Abierta. Foto: Mauricio Morera.
Aprender a utilizar la calculadora científica es otra de las actividades más importantes de las tutorías ya que son una herramienta esencial para el desarrollo de los problemas de matemática. En la foto, Kerlyn (rosado) y Tiffany (negro) se preparaban para hacer sus exámenes de bachillerato. Foto: Mauricio Morera. Aprender a utilizar la calculadora científica es otra de las actividades más importantes de las tutorías ya que son una herramienta esencial para el desarrollo de los problemas de matemática. En la foto, Kerlyn (rosado) y Tiffany (negro) se preparaban para hacer sus exámenes de bachillerato. Foto: Mauricio Morera.
La motivación es indispensable para mantenerse en el programa, por eso mientras Mauricio da las tutorías, las motiva con frases como “No importa cuanto duren sacando el bachillerato, cada vez que hagan el examen están más cerca de lograrlo” y también “En algún momento se graduarán y comenzará una nueva vida, mejor pagada, más valorada y con posibilidad de seguir estudiando”. En la foto, Kerlyn, Aphril y Meghan, quién es la primer graduada de bachillerato en TRANSVIDA. Foto: Mauricio Morera.La motivación es indispensable para mantenerse en el programa, por eso mientras Mauricio da las tutorías, las motiva con frases como “No importa cuanto duren sacando el bachillerato, cada vez que hagan el examen están más cerca de lograrlo” y también “En algún momento se graduarán y comenzará una nueva vida, mejor pagada, más valorada y con posibilidad de seguir estudiando”. En la foto, Kerlyn, Aphril y Meghan, quién es la primer graduada de bachillerato en TRANSVIDA. Foto: Mauricio Morera.
Printer Friendly and PDF
Twitter icon
Facebook icon