Pasar al contenido principal

UCR publica memoria gráfica del Teatro de Muñecos

Con una edición especial se conmemora 50 años de su fundación


Fecha de publicación:


Vie, 06/12/2019

|

Autoría:


Eduardo Muñoz Sequeira (Vicerrectoría de Acción Social)

img-noticia-El Moderno Teatro de Muñecos es la compañía teatral de más larga trayectoria en Costa Rica. Su antigua Sala Juan Enrique Acuña abrió sus puertas 30 años consecutivos, convirtiéndose en la única sala teatral para los niños y niñas en Costa Rica.

El Moderno Teatro de Muñecos es la compañía teatral de más larga trayectoria en Costa Rica. Su antigua Sala Juan Enrique Acuña abrió sus puertas 30 años consecutivos, convirtiéndose en la única sala teatral para los niños y niñas en Costa Rica.

El arte escénico es un viaje a la introspección, a la magia y al divertimento, y si a esto se le agrega luces, colores, música y un sinfín de títeres traviesos se obtiene una propuesta teatral única en su género.

Esta ha sido la receta que hace 50 años el maestro titiritero Juan Enrique “Quique” Acuña sembró en 1968 con la creación de la compañía Moderno Teatro de Muñecos, un referente ineludible en la historia teatral costarricense.

Hoy, el Moderno Teatro de Muñecos (MTM) es la compañía independiente con más años en la escena artística nacional, con un repertorio que la ha llevado a diversidad de países para compartir su arte.

Para rememorar este hito, la Vicerrectoría de Acción Social de la Universidad de Costa Rica (VAS), de la mano de la misma compañía teatral se dieron a la tarea de editar una colorida y hermosa publicación especial que recoge testimonios y una gran cantidad de fotos, imágenes y relatos sobre el MTM y sorpresas que incluye moldes para la confección de títeres.

El título “MTM. Memoria gráfica de medio siglo” rinde un merecido homenaje a la memoria de Quique Acuña y a los muchos artistas que han pasado por la compañía, una suma de talentos y de vidas entregadas al arte que siguen manteniendo vivo este proyecto, con la experiencia de aquellos que se formaron de la mano de Acuña y otros más jóvenes que se han integrado en los últimos años.

“Con esa sensibilidad que desarrolla el MTM en los espectadores, desde lo visual, lo lírico, y como reconocimiento al trabajo del maestro Enrique Acuña y a su legado en estos 50 años, es que este documento es de suma importancia en cuanto histórico, académico y herramienta de visibilización de un trabajo en el campo artístico”, comentó el Lic. Vicente Alpízar Jiménez, asesor de Artes Visuales de la VAS.

El teatro de títeres nos transporta a tiempos inmemorables. Con el teatro aprendemos, disfrutamos, y lo más importante, es su capacidad de transportarnos a situaciones mágicas”, comentó la Dra. Yamileth Angulo Ugalde, vicerrectora de Acción Social.

Los autores del libro son Anselmo Navarro Prados, Rosalía Camacho Granados, Juan Fernando Cerdas Albertazzi y Flora Marín Guzmán, con la coordinación universitaria de la Lic. Olga Luján París.
 

El teatro como metáfora
 

En 1973, “Quique” Acuña escribió que “el títere es una metáfora, esta precisa definición, que se la oí formular a Margareta Niculescu (artista rumana y una de las más reconocidas titireteras y directoras del teatro de muñecos del mundo) en 1962, terminó por convencerme de las riquísimas posibilidades que nos ofrece el teatro de muñecos para lograr en el escenario esa trasposición poética y crítica de la realidad que tanto nos preocupa a quienes, en esta América nuestra, pretendemos hacer teatro”, dijo

Para quienes han pasado por el MTM, la experiencia formativa para sus carreras artísticas ha sido invaluable. La compañía, además de presentar novedosos espectáculos en una época ayuna del teatro infantil, se convirtió en una escuela cuyos conocimientos atesoran.

“Su impacto en la promoción cultural ha estado presente no solo en el extenso público que ha disfrutado sus creaciones, sino que ha sido escuela en la difícil disciplina de manipulación y elaboración de muñecos”, comentó la escritora Arabella Salaverry, quien fue parte del elenco de manipuladores de la obra “El lagarto travieso”, la primera obra presentada por la compañía en diciembre de 1968.

Dejó, en quienes nos formamos con él, un profundo respeto a este arte, en el cual muchos continuamos hasta hoy, compartiendo el camino del maravilloso e infinito mundo de los títeres, que un día nos atrapó, al calor de las ilusiones del maestro, soñar con con un mundo mejor”, apuntó Luján sobre las enseñanzas de Acuña.

 

Retos del siglo XXI
 

“Quique” Acuña, nació en Argentina en 1915, donde desarrolló una prolífica carrera artística en la literatura, el teatro y el periodismo. En 1968 migra hacia Costa Rica, donde se integró como docente en el Conservatorio de Castella y en la Escuela de Artes Dramáticas de la UCR, y con el apoyo del Teatro Universitario fundó el MTM.

Regresó a su país en 1987, donde fallece en junio 1988. Nunca regresaría a Costa Rica, pero la semilla cultivada sigue dando frutos.

En 1979 el Ministerio de Cultura y Juventud les cedió un espacio que con el tiempo se convirtió en su sala teatral, en los patios del actual Museo Calderón Guardia. Sin embargo, por una confrontación entre el MTM y la exministra de esa cartera, María Elena Carballo Castegnaro, en la administración Arias Sánchez (2006-2010), se propuso desalojar a la compañía.

Esto hizo que un grupo de exintegrantes se dieran a la tarea de revitalizar el proyecto fundado por Acuña. A partir de ahí surgen nuevas obras, como la “Odisea, viaje exploratorio con teatro de sombras y muñecos”, “El buen regalo”, “Como si fuera jugando”, “Festival el río”. En 2018, bajo la dirección de Anselmo Navarro, la obra “La jaula, un viaje hacia la libertad” recibió el Premio Nacional de Cultura a la mejor dirección.

Aunque recientemente la MTM perdió la sala donde creció y multiplicó los talentos nacionales durante sus primeras tres décadas, su trabajo no se detiene. La batalla fue larga, y por directriz de la actual jerarca de Cultura y Juventud, “en lugar de títeres, bambalinas y niños alegres, ahora habrá utensilios de limpieza y herramientas de mantenimiento”, cerrando definitivamente el único espacio teatral infantil de Costa Rica, afirmó con pesar Rosalía Camacho, coautora del libro.

No obstante, a 50 años de su fundación, la más antigua compañía teatral costarricense continúa tejiendo sueños y llevando alegría a los más pequeños, y de paso a los adultos con alma de niños.

El libro “MTM. Memoria gráfica de medio siglo” estará disponible en el Sistema de Bibliotecas, Documentación e Información de la UCR y en versión digital para descargas gratuitas en el Repositorio Kérwá, siguiendo este enlace.

| Noticias relacionadas |

Por temática

Ver más
“Abrazame como antes”, del director Jürgen Ureña, cuenta la historia de Verónica, una mujer transgénero que recorre las calles de la capital y auxilia a Tato tras sufrir una paliza.
Cine para quedarse en la casa

03/Abr/2020  | 

El Cine Universitario tiene una amplia cartelera para disfrutar de cine nacional e internacional mientras Costa Rica pasa la emergencia sanitaria
Jóvenes del Centro Especializado Ofelia Vicenzi Peñaranda disfrutaron de la Peña Cultural Rompamos la Rutina Dele Vieja a la Buena Vibra, un esfuerzo conjunto de los proyectos de Acción Social.
UCR compartió peña cultural en centro penal juvenil

31/Mar/2020  | 

Los días 19 y 20 de febrero, en el Centro Especializado Ofelia Vicenzi Peñaranda se realizó la Peña Cultural Rompamos la Rutina Dele Vieja a la Buena Vibra, un...
Michelle Azofeifa Muñoz, quien cursa el sexto grado, aprendió fundamentos de robótica con el apoyo de las estudiantes universitarias Lilliam Gamboa Gamboa y Diana Carolina Mora Lee. Foto Laura Rodríguez
Estudiantes de Tirrases se acercan a las ciencias

04/Mar/2020  | 

El proyecto “Desarrollo de habilidades cognitivas y blandas por medio de un Laboratorio STEM en la comunidad de Tirrases” (TC-730) propone metodologías innovadoras para el aprendizaje de las...

| Comentarios |