Pasar al contenido principal

La agricultura orgánica fomenta la seguridad alimentaria

Fecha de publicación:


Vie, 29/06/2018

|

Autoría:


Laura Camila Suárez Rodríguez (Unidad de Comunicación Vicerrectoría de Acción Social)

img-noticia-En algunos centros educativos se han incorporado actividades lúdicas que contribuyan al al proceso de aprendizaje sobre agricultura orgánica. Foto cortesía TC-468

En algunos centros educativos se han incorporado actividades lúdicas que contribuyan al al proceso de aprendizaje sobre agricultura orgánica. Foto cortesía TC-468

La agricultura orgánica no solo nos ofrece alimentos sanos y fomenta la seguridad alimentaria, sino que representa un medio sostenible económica y socialmente que además, no perjudica el medio ambiente. Estas fueron las razones que la ingeniera Pamela Portuguez García, investigadora del Centro de Investigaciones Agronómicas (CIA) destacó sobre la importancia de establecer una cultura de siembra en la población.

El Trabajo Comunal Universitario (TCU) “Agricultura Orgánica Urbana” (TC-468) de la Universidad de Costa Rica (UCR) trabaja desde hace más de 15 años en contribuir a la promoción del desarrollo de esta práctica y ha buscado transmitir a las comunidades las acciones que se desarrollan desde el Programa de Agricultura Orgánica de la UCR.

El M.Sc. Oscar Acuña Navarro, coordinador del proyecto, afirma que la agricultura orgánica consiste en “la producción en espacios familiares o comunales de hortalizas de una forma orgánica, que garanticen la seguridad alimentaria por un lado y por otro lado una alimentación sana”. Se estima que en el año 2050 habrá más de 9. 000 millones de seres humanos en el planeta y será necesario producir un 60% más de alimentos, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Esta organización establece que fortalecer las actividades agrícolas sostenibles y el uso responsable de los recursos naturales son fundamentales para la seguridad alimentaria y nutricional.

Por ello Acuña afirma que es fundamental direccionar la alimentación propia a espacios urbanos, en los cuales no necesariamente se tiene una gran cantidad de tierra para cultivar y que esto esté dirigido hacia una seguridad alimentaria, sin perjuicio al medio ambiente por la contaminación de agroquímicos. “Nosotros debemos producir nuestros propios alimentos a futuro, porque no vamos a tener garantía de obtener alimentos por otros medios” afirmó.

Es por esta razón que desde el TCU se ha buscado impulsar el aspecto urbano de la agricultura orgánica, en donde los espacios son reducidos. Se utilizan técnicas que permiten construir unidades de producción orgánica en cajones o botellas, se construyen huertas aéreas y se adaptan las condiciones. 

La población con la que se ha involucrado el proyecto son principalmente centros educativos públicos, centros para personas adultas mayores y comunidades locales pequeñas. El TCU opera a partir de las solicitudes que estos sectores realizan y trabaja una estrategia y cronograma diferente en función de las necesidades de cada grupo. Además se ha desarrollado una metodología constructiva, en donde los estudiantes de TCU aportan el conocimiento sobre las técnicas y herramientas, y el desarrollo de las huertas se realiza de manera colectiva entre las personas de los centros o comunidades.

Desde las actividades del proyecto se ha tratado de impulsar no solo la producción, sino igualmente el uso de los productos cultivados, por ejemplo en los comedores estudiantiles o en las cocinas de los centros de cuido. “Lo importante es recuperar esas raíces que tenemos y brindar estos espacios que es una forma de aprendizaje distinta [donde] la transformación más importante es establecer una cultura de siembra” afirmó Pamela Portuguez.

De forma paralela al trabajo sobre agricultura, se ha buscado impulsar talleres, charlas y producción de materiales visuales que aborden las temáticas de alimentación saludable y seguridad alimentaria.

Luis Navarro Zamora, estudiante de Zootecnia, desarrolló su trabajo comunal en el Centro de Adultos Mayores de Santa Ana. Para él “la ventaja que tiene este TCU es que también al momento de sembrar y cosechar es muy relajante, trae mucha paz, entonces sirve como una terapia para los adultos mayores, hay una interacción muy bonita y un intercambio del conocimiento”.

Por año, el TCU incorpora aproximadamente 45 estudiantes. Actualmente se encuentra trabajando en el Gran Área Metropolitana, en tres escuelas públicas, dos centros para adultos mayores y un centro de educación especial.

| Noticias relacionadas |

Por temática

Ver más
Apoyar la educación de mujeres en distintas áreas ha sido una de las labores de este TCU, para la cual se vincula con organizaciones como la Fundación Mujer. Fotografía con carácter ilustrativo. Foto por: Vanessa Huertas.
Por medio de la educación la UCR empodera en participación...

24/Ene/2023  | 

El proyecto de Acción Social “Gestión educativa para la participación social” vincula ...
Campamentos de Desarrollo Humano vuelven a la presencialidad en Grecia
Campamentos de Desarrollo Humano vuelven a la...

20/Ene/2023  | 

Rosibel Álvarez Segura vive en Grecia, es jubilada y el pasado 4 de enero matriculó dos cursos presenciales de los 25 que conforman los Campamentos de...
Mujeres productoras de almácigos en yunta agroecológica en Loroco, Talamanca. Fotografía: Hawi Castañeda
Costa Rica aprende con la U Pública sobre economía...

13/Dic/2022  | 

En el marco de la iniciativa Costa Rica aprende con la U pública, las cinco universidades estatales han puesto a disposición de la comunidad nacional una oferta...

| Comentarios |